Esta criatura fue arrastrada esta semana por las olas y llegó a una playa de la península Gower en la costa sur de Gales, Reino Unido. Desde entonces los científicos no se ponen de acuerdo para determinar qué es.

Las hipótesis han sido muchas: ¿un nuevo tipo de ballena?, ¿una clase de delfín?

Según los exámenes de campo, la criatura en cuestión tiene un esqueleto de 1.5 metros, una cabeza larga y una gran línea de mandíbula. Su forma asemeja a la de un cetáceo o un reptil.

El experto en biociencia, Dan Forman, comentó a la BBC:

“Cuando lo miras la primera vez, puedes pensar que es un cocodrilo, pero ciertamente no lo es”

La criatura fue descubierta por Beth Janetta de 41 años.

Janetta caminaba por la playa con su perro cuando vio el cadáver de la criatura en la arena.

Actualmente aún no se sabe con certeza qué tipo de criatura es.

El especialista Dan Forman añadió:

“La línea de la mandíbula sugiere que es como una ballena, algún tipo de cetáceo o un delfín”