En el espacio hay miles de fragmentos de basura que en ocasiones pueden suponer un problema para los satélites o misiones espaciales, por eso, para tratar de eliminarla, se desarrolla diversa tecnología, como la misión RemoveDEBRIS, lanzada este miércoles a órbita desde la Estación Espacial Internacional (ISS).

Se trata de una misión para probar tecnología, liderada por el Centro Espacial de la Universidad de Surrey (Reino Unido) y cuyo objetivo es atrapar y eliminar desechos, informa en una nota Airbus Defence & Space, que incorpora la tecnología a este proyecto.

Así, el artefacto -en forma de cubo- demostrará diversas tecnologías innovadoras dirigidas a limpiar la basura espacial: una red y un arpón para atrapar los residuos, y un sistema de navegación basado en visión para desarrollar técnicas de encuentro en órbita con los desechos.

Además, incluye una vela de arrastre para acelerar la retirada de la órbita de toda la misión y llevarla hasta la atmósfera, donde se desintegrará, señalaron a Efe fuentes de Airbus.

El primer experimento diseñado y construido por esta empresa se probará en octubre de 2018, cuando se despliegue en el espacio la red.

A finales de diciembre se realizará la prueba con el sistema de navegación y en febrero de 2019 se hará con el arpón.

Todos los experimentos se realizarán por debajo de la órbita de la ISS, según las mismas fuentes.

Para probar la red, por ejemplo, se contará con un satélite cubesat que se lanzará desde el propio módulo principal de RemoveDEBRIS: cuando el cubesat se encuentre a cinco metros de distancia, la red se dirigirá hacia él y lo capturará.

En cuanto al arpón, éste dispone de una pértiga de 1,5 metros de largo que se despliega desde la nave principal; se dispara a una velocidad de 20 metros por segundo con el fin de penetrar en el objetivo -en este caso un panel de material compuesto-.

Una vez capturada la chatarra espacial, se pondrá en marcha la vela de arrastre, desarrollada por el Centro Espacial de Surrey, que retirará la misión de la órbita en aproximadamente 8 semanas, en dirección a la atmósfera para su desintegración -sin la vela de arrastre, la retirada de órbita requeriría más de dos años y medio-.

Nicolas Chamussy, responsable de Airbus Space Systems, señaló que han “dedicado muchos años al desarrollo de sistemas innovadores de eliminación activa de residuos para estar a la vanguardia de la lucha contra este creciente problema de la basura espacial”.

“De esta manera contribuimos también a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en beneficio de las futuras generaciones”, aseguró Chamussy, quien agregó:

“continuaremos trabajando en estrecha colaboración con equipos de todo el mundo para ofrecer nuestra experiencia y ayudar a resolver este problema”.

Con información de EFE

AAE