Astrónomos rusos predicen llegada de tormenta solar en agosto. Sus efectos podrán sentirse en algunas partes del planeta.

Especialistas del Laboratorio de Astronomía de Rayos X del Sol, indicaron que el 20 de agosto, una tormenta geomagnética de Magnitud G1 llegará a la Tierra.

El pronóstico, elaborado por el laboratorio adscrito al Instituto Físico Lébedev de la Academia Rusa de Ciencias, indica que el fenómeno solar será de nivel 1, de una escala de cinco puntos.

Los científicos también advirtieron de una serie de perturbaciones del campo magnético del Sol durante los días 17 y 21 de agosto.

Una tormenta magnética es causada por la pérdida temporal de la capacidad de retención del plasma de la superficie del Sol, misma que provoca diferentes reacciones en la Tierra y el resto del Sistema Solar.

Se espera que las tormentas provoquen ligeras fallas en el funcionamiento y gestión de los satélites artificiales, así como algunos problemas con sistemas de comunicaciones.

De acuerdo a los astrónomos, las regiones en altitudes de más de 60 grados, experimentarán los efectos de la tormenta en forma de auroras boreales. Los países donde podrían verse serían Noruega, Finlandia, Suecia, Canadá, Rusia y algunas partes de Groenlandia.

Por otro lado, algunas aves migratorias también podrían sufrir los efectos de este fenómeno solar.

En algunas personas, sin embargo, la tormenta podría provocar dolores de cabeza, irritabilidad, agotamiento, ansiedad e incluso ataques de pánico.

Este fenómeno magnético no es raro y, de hecho, la Tierra atraviesa periodos de actividad solar mínima y tormentas solares cada cierto tiempo.