Alumnos de la UNAM crean nuevo método de cementación para pozos petroleros, que mejorará los tiempos de producción y bajará los costos de construcción.

Estudiantes de sexto y séptimo semestre de la carrera de Ingeniería Petrolera de la Facultad de Ingeniería, orientados por el académico Nelson Barros Galvis, desarrollaron un nuevo fluido de cementación que se parece al lodo.

Denominado CEMUD, este “lodo-cemento” está desarrollado para utilizarse en pozos someros o incluso a profundidades de tres o cuatro mil metros.

La novedad de este nuevo sistema, es que puede fraguarse al tiempo que se desee, sin necesidad de pasar demasiado tiempo cuando no se requiere.

De acuerdo con un boletín redactado por la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM, el cemento perfora y cementa al mismo tiempo, debido a que cuenta con la consistencia del lodo que se usa comúnmente para perforar pozos petroleros antes de fijar la tubería con cemento.

El académico Barros Galvis explicó que el nombre CEMUD viene de la combinación de los términos “CEmento” y “Mud”, que en inglés significa “lodo”.

En un proceso típico de perforación de pozos petroleros, se usa una mezcla de agua con arcillas para sostener las paredes del pozo, lubricar y enfriar la barrena durante el proceso de perforación, antes de proceder con la transportación de recortes sólidos a la superficie y terminar con la cementación.

El CEMUD ahorrará tiempo y costos de producción debido a que combina los propósitos del lodo de perforación y el cemento en un solo componente, lo que representa un ahorro total de 40% en los costos de perforación y construcción de pozos petroleros.

De acuerdo al boletín, un pozo de entre cuatro mil y cuatro mil 500 metros perforado con métodos tradicionales, tiene un costo de dos o tres millones de pesos diarios, pero con el uso de CEMUD, el coste será mucho menor.

Barros Galvis asegura que su producto nació de la iniciativa de sus alumnos, quienes propusieron variantes químicas que hacen que el fluido resista mayor temperatura y presión.

“Después plantearon mejoras en las propiedades y resistencias mecánicas del cemento,” indicó el académico.

Hemos tenido una evolución continua, con la meta de proponer un producto diferente, asequible desde el punto de vista económico y que responda a una problemática real de la industria”.

El equipo de Barros Galvis, es el de dar a conocer CEMUD con la publicación de algún artículo en una renombrada revista científica con el fin de atraer inversión para continuar con el desarrollo del producto y mejorarlo.

Hasta el momento ha habido dos empresas extranjeras que han mostrado interés en el producto desarrollado en la UNAM, pero en palabras de Barros Galvis “han mantenido prudencia porque cree que primero ha que terminarlo completamente y registrarlo como un producto marca UNAM”.

Actualmente, los responsables del CEMUD buscan una colaboración con Pemex para poner aprueba su producto en un pozo piloto.

En tanto, Barros Galvis y su equipo ya piensan en diseñar una barrena especial para aprovechar al máximo las características del CEMUD.