Alonso Cabral siguiendo al enemigo íntimo de México en el Mundial