La noche de este jueves, elementos de la Policía Federal trasladaron a Roberto Moyado Esparza, alias “El Betito”, presunto líder de la organización criminal “La Unión Tepito”, al penal federal de Villa Aldama, en Veracruz.

La jueza de control, Beatriz Moguel, del Reclusorio Oriente, dictó auto de vinculación a proceso contra Roberto Moyado Esparza, por el delito de posesión de metanfetaminas, en su modalidad de comercio.

La jueza de control también dictó auto de vinculación a proceso, por el mismo delito, a José Moyado, hermano de “El Betito”, luego de que fueron detenidos el pasado 8 de agosto, en el sur de la Ciudad de México por elementos de la Policía Federal.

La audiencia de vinculación a proceso se realizó este jueves y duró más de nueve horas, en los juzgados federales del Reclusorio Oriente.

Durante la audiencia, se informó que tanto Roberto, como su hermano, utilizan los nombres de José Alberto y José Maldonado López.

Ambos inculpados se presentaron con el uniforme color beige, que portan los reos de este Reclusorio.

Roberto Moyado o José Alberto Maldonado se presentó sin bigote, sin barba y rapado.

Durante la audiencia, la defensa de los inculpados presentaron como testigo al perito en huellas dactilares, Jorge Alejandro Cruz Zepeda, quien acreditó que el arma de fuego calibre 38 súper, que supuestamente portaba “El Betito” en el momento de su captura, no presentaba las huellas dactilares del acusado y echó abajo la acusación de la Policía Federal en el sentido de que cuando fue detenido en flagrancia, por una denuncia anónima, “El Betito” había sacado un arma de fuego y se la había colocado en la cintura, al momento de ser detenido.

La jueza de Control, Beatriz Moguel, afirmó que por este motivo no se podía acreditar el delito de portación de arma de fuego al acusado, pero dejó abierta la posibilidad de que la Fiscalía aporte más pruebas para fortalecer su acusación, por el presunto uso de la pistola.

Sin embargo, a pesar de que el perito también dijo que no encontró huellas dactilares de los acusados en los envoltorios donde se almacenaba la droga, la jueza aseguró que se acreditaba el delito de posesión de metanfetaminas, bajo la modalidad de comercio, principalmente porque un dictamen médico determinó que los acusados no eran consumidores.

A “El Betito” se le encontraron 70 dosis de metanfetaminas con 88 gramos; a su hermano José se le encontraron otras 70 dosis con 83.2 gramos de la misma droga.

La jueza de Control concedió dos meses para la investigación complementaria.

Por la noche, “El Betito” fue trasladado al penal federal de Villa Aldama, en Veracruz.