Foto: Nutrias y focas del Pacífico enferman por derretimiento del Ártico, 23 de noviembre de 2019, (Pixabay)

Nutrias y focas del Pacífico enferman por derretimiento del Ártico (Pixabay)

Colonias de focas y nutrias marinas de Alaska son infectadas por el virus de una enfermedad potencialmente mortal transmitida entre estos mamíferos a través del océano, desde el Atlántico norte hacia el Pacífico, esto debido al derretimiento del hielo marino del Ártico.

Un estudio publicado en la revista británica Nature detalló que los científicos creen haber identificado un tipo de moquillo similar al de los perros que fue transmitido por ejemplares de focas del norte a las que viven en Alaska y a las nutrias marinas.

El virus del moquillo Phocino (PDV) ataca directamente el sistema inmune, dejando a los animales susceptibles a la neumonía y, en los casos más graves, puede matar una foca dentro de los 10 días posteriores a la infección y también es el responsable de la muerte de algunos ejemplares de focas de puerto europeas.

El cambio climático y la variabilidad natural están remodelando rápidamente los ambientes árticos, donde las disminuciones de superficie polar en el hielo marino y el aumento de las temperaturas del agua y el aire está impactando diversas especies de vida silvestre marina.

“La reducción en la extensión y el grosor del hielo marino afecta la disponibilidad del hábitat, la distribución de las especies y las interacciones, así como la ecología de reproducción y alimentación de los mamíferos marinos del rtico, se detalla en el estudio.

Este hallazgo plantea la posibilidad de un mayor contacto entre los mamíferos marinos del rtico y el subártico, lo que podría alterar el movimiento de los animales permitiendo la transmisión de enfermedades a través del Océano Ártico.

Durante mucho tiempo, el PDV ha sido una amenaza para sellar poblaciones en el norte del Atlántico, junto con varias cepas de influenza, pero no se había identificado previamente en el Pacífico.

Hasta 1988, el PDV fue reconocido gracias a que un brote causó la muerte masiva de focas de puerto europeas en el Atlántico Norte; una hipótesis sugirió que estos mamíferos del rtico pudieron haber sido la fuente y el reservorio de la infección para otras especies en el Atlántico, proporcionando el enlace para la transmisión viral entre las especies.

En 2002, una segunda epidemia de PDV ocurrió entre las focas de puerto europeas, lo que llevó a los investigadores a preguntarse si el virus había persistido en la región mediante huéspedes marinos o terrestres o si se reintrodujo.

Sin embargo, las diferencias entre los aislamientos de PDV de 1988 y 2002 identificados a través del análisis filogenético respaldaron la introducción de un nuevo virus.

El informe advierte sobre la posibilidad de que otras enfermedades se propaguen a medida que retrocede el hielo marino y detalla que una de las preocupaciones sobre el camino de la enfermedad es que no está claro el impacto que tendrá en las especies infectadas ya que algunas serían más resistentes a la enfermedad, mientras que otras pueden ser más vulnerables.

Con información de notimex
HAVJ