En 2017, México fue el segundo país en el mundo con mayor número de víctimas de fraude cibernético, con poco más de 33 millones de afectados reveló un estudio de la empresa estadounidense de seguridad tecnológica Norton presentado este martes en Munich, Alemania.

Sólo Brasil superó a México con 62 millones de defraudados.

El estudio estimó que los ciberdelincuentes robaron a clientes de servicios financieros, bancarios y empresas en México siete mil 700 millones de dólares, principalmente porque los usuarios se comportan en internet de manera peligrosamente despreocupada.

El boquete económico mayor se produjo por la infección de virus en computadoras y dispositivos móviles, seguidos del fraude con tarjetas de crédito, robo de contraseñas, hackeo de mail o cuenta de una red social y correos electrónicos fraudulentos.

Mario Di Constanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) dijo que esas cifras reflejan la gravedad del problema pues contabiliza a todos, personas físicas, empresas y gobierno.

“Yo creo que lo importante es darnos cuenta que es un delito que va creciendo y que va creciendo de manera importante. Tuvimos tres ataques el año pasado de virus informáticos, tuvimos lo que le pasó a Bancomext hacia finales y principios de este año en donde otras instituciones supervisoras tuvieron que intervenir, entonces sí creo que llegamos a la guerra, a la era del cibercrimen y esto si lo tenemos que tener muy bien en el radar”, señaló Mario Di Constanzo, presidente de Condusef.

Condusef, que sólo recibe y contabiliza casos de clientes de servicios financieros como bancos, informó que, de enero a septiembre de 2017, registró cuatro millones 800 mil reclamaciones originadas por un posible fraude sólo con tarjetas de crédito y débito, 28% más que en igual periodo de 2016.

“Vemos que hay una elevadísima cantidad de reclamaciones que tienen relación con estos dos medios de pagos”, explicó Mario Di Constanzo.

Pero de los 4.8 millones de casos de posible fraude con tarjetas de crédito y débito, dos millones 400 mil fueron casos de compras no reconocidas en el comercio electrónico.

Este rubro es el que el que ha tenido un crecimiento alarmante en los últimos años. Mientras en 2011 las quejas por un posible fraude en comercio electrónico representaban 8% ahora representan el 49%.