La ira de “Florence” apenas comienza. Las costas de Carolina pueden ser azotadas por vientos que superen los 128 kilómetros. Y eso es solo el preludio de incontables días de miseria.

No se deje engañar por el hecho de que Florence se ha debilitado ligeramente a un huracán de categoría 1; las categorías solo indican la velocidad de los vientos sostenidos. Lo que hace que este huracán sea extremadamente peligroso son las marejadas ciclónicas, las inmensas inundaciones costeras y las precipitaciones históricas que se esperan en el interior.

“No me importa si esto se reduce a una categoría 1”, dijo el meteorólogo de CNN, Chad Myers. “Todavía vamos a tener una marejada ciclónica de categoría 4“.

Peor aún: se espera que Florence pase sobre las Carolinas, azotando los vientos huracanados y arrojando una lluvia implacable al menos hasta el sábado.

Para el momento en que se vaya, se espera que haya descargado 10 billones de galones de lluvia en Carolina del Norte, dijo el meteorólogo Ryan Maue. Eso es suficiente para llenar más de 15 millones de piscinas olímpicas.

Con información de CNN y EFE.

LLH