Los restos de la cantante María Dolores Pradera, fallecida la noche del lunes en Madrid a los 93 años, fueron incinerados este miércoles en el crematorio de La Almudena en presencia de sus familiares, entre ellos sus hijos Helena y Fernando.

La ceremonia tuvo lugar sobre las 11:30 horas (09:30 GMT) tras un último adiós en el tanatorio donde estuvo instalada la capilla ardiente.

“Me hubiera gustado despedir a mi madre en un teatro, pero mi hermano no lo quiso. Tenemos que dar gracias a que ha vivido muchísimo teniendo muchos éxitos. También ha tenido gente que la ha apoyado en todo el camino”, dijo su hija Helena a los medios.

Nacida en la capital española el 29 de agosto de 1924, María Dolores Pradera vivió desde los seis años en Chile, donde su padre tenía negocios, y luego, ya de adulta, en México, por lo que tenía una gran conexión con Iberoamérica.

Recibió numerosos premios y distinciones a lo largo de una trayectoria artística de casi 70 años, durante la que obtuvo 30 discos de oro y fue galardonada con la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, la Medalla de Oro de las Bellas Artes, la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica y el Premio Nacional de Teatro.

Entre sus éxitos más recordados figuran temas como “Amarraditos”, “Toda una vida”, “La flor de la canela”, “El rosario”, “Que te vaya bonito” o “Caballo prieto azabache”.

‘LA GRAN SEÑORA’ ALCANZÓ POPULARIDAD EN LATINOAMERICANA

María Dolores Pradera era conocida como “la gran señora” o la “voz de las dos orillas” por su difusión de la canción popular latinoamericana.

Desde el mundo de la cultura, el arte y la política lamentaron la muerte de una artista que llevaba más de siete décadas en los escenarios.

T

“Traslado mi pésame a la familia, compañeros y seres queridos de María Dolores Pradera, actriz y figura muy relevante de la canción española. Descanse en paz”, dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su cuenta de la red social Twitter.