Junio 5, 2018

La erupción más grande durante los últimos cinco años del Volcán de Fuego en Guatemala sigue cobrando víctimas, ya se contabilizan al menos 69 fallecidos y más de un centenar de desaparecidos, lo que ha provocado alerta roja institucional en tres de los departamentos más afectados por esta tragedia.

No se sabe, son muchos, no sabemos. ¿Un estimado, más de cien? Más de cien posiblemente. ¿Más de mil? No, más de mil no, más de cien tal vez sí”, explicó Sergio Cabañas, secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED).

Las escenas son desgarradoras, familias completas calcinadas han sacado de los escombros y la ceniza volcánica los cuerpos de socorro, esfumándose la esperanza de encontrar más sobrevivientes.

Desde tempranas horas los familiares comenzaron a llegar a la zona cero, a pedir información sobre los desaparecidos, pero la respuesta no fue alentadora. Entre lágrimas, desesperanza y coraje las víctimas piden respuestas y claman justicia ante una tragedia que, según ellos, se pudo evitar.

Mi mamá y mi hermana y mi cuñado están desaparecidos. ¿Qué dicen las autoridades? Nada, que hay que buscarlos. ¿Usted vino a buscarlos el día de hoy? Si. Vamos a ir a ver qué hallamos, porque aquí hay bastante gente enterrada, dicen”, denunció una mujer sobreviviente.

Por su parte, Olga Marina, también sobreviviente, dijo:

15 son de mi familia los que están enterrados allá”.

-¿Desde hace cuánto tiempo vivían en esta comunidad?

Desde que nací vivo yo aquí, nunca había pasado esto”.

-¿Nunca les habían dicho que era un lugar de riesgo?

Nunca, los de la CONRED sólo pasan, pasan y nada nos dicen, nada. Los de la CONRED para arriba y para abajo y no hacían por subir la gente”.

-¿En la mañana no les dijeron que…?

No nos dijeron nada, nada nos dijeron”.

Lo importante era sobrevivir, y no importaba cómo, Minda es una de las personas heridas que corrieron por salvar su vida, ante la posibilidad de morir quemada por la lava y el material piroclástico.

Minda, una mujer que resultó herida, narró: “Salí con mi bebé para salir corriendo de la lava y ya no pudimos porque la lava venía atrás y corrimos y corrimos, hasta que metí a mi bebé en el carro y me lo aventaron y después yo lo volví a meter y ahí fue dónde me quedé atrapada en el carro y el carro me arrastró bastante y fue donde me pelé mis pies”.

Y es que el riesgo es latente, el volcán continúa con erupciones esporádicas que en varias ocasiones nos obligaron a evacuar la zona.

La solidaridad de los guatemaltecos se ha volcado, los albergues y centros de acopios están abarrotados de agua, víveres, ropa y medicinas para apoyar a los damnificados. Las operaciones de rescate durante este primer día duraron únicamente 11 horas, debido a la lluvia que azotó al coloso, pero se estarán reanudando a primera hora de este martes.

Con información de Lisa María Lou

AAE