Inundaciones en el centro de Cuba causadas por lluvias torrenciales, tras el paso de la tormenta subtropical “Alberto” dejaron cuatro muertos y provocaron la evacuación de decenas de miles de personas, dijeron medios estatales cubanos, el martes en la noche.

Después de que la tormenta arrojó más de 10 centímetros de agua en 24 horas, las inundaciones arrasaron un puente y dañaron carreteras y otras infraestructuras, dejando a muchas comunidades aisladas y casi 60 mil personas sin electricidad, informaron los medios.

Las autoridades tuvieron que cerrar parte de la carretera nacional luego de que un río cercano se desbordó al abrir las compuertas del embalse Palmarito, porque había excedido su capacidad máxima.

El ministro del Interior, Julio César Gandarilla, dijo en una reunión del Gobierno con las autoridades provinciales, encabezadas por el nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que cuatro personas murieron en las inundaciones.

Quintiliano Simó Ortega, de 77 años de edad, falleció cuando intentaba cruzar un río inundado a caballo en Trinidad, en la costa centro sur, para llegar a su granja, informó la Agencia Cubana de Noticias.

Esta es la segunda crisis que enfrenta el mandatario, Miguel Díaz-Canel, desde que fue seleccionada, hace seis semanas, para reemplazar a Raúl Castro como presidente de Cuba.

Las inundaciones se producen 11 días luego de que un avión se estrelló poco después de su despegue desde La Habana; un accidente que dejó al menos 112 muertos.

En cada ocasión, Díaz-Canel ha aparecido públicamente a la vanguardia de la gestión de crisis, en un contraste que muchos cubanos han recibido con beneplácito luego de que su predecesor pareció operar detrás de escena.

Medios estatales citaron a Díaz-Canel diciendo que las autoridades deberían centrarse en restablecer los servicios básicos, como la electricidad y el transporte, cuando el clima comience a mejorar.

Con información de Reuters.

RMT