Sabemos que la tercera parte de nuestro cuerpo está compuesta por éste elemento. El agua es vida y nos brinda muchos beneficios. Sin embargo, en la actualidad existen una serie de mitos sobre el agua que vienen reforzados por una mala información desde hace mucho tiempo

1. Debes tomar 8 vasos de agua al día.

La cantidad de agua que deberás beber dependerá de varios factores: tu edad, tu composición, el tipo de dieta que llevas y el sexo según la OMS.

De manera general se recomienda tomar de 2.5 a 3 litros al día. Tomando en cuenta que el agua también la obtenemos de sólidos como frutas y vegetales y no solamente de líquidos. Dependerá también de la actividad física que realices

2. El agua tiene calorías.

El agua tiene cero calorías, siempre y cuando no sea de sabor y que no contenga sustancias agregadas como el azúcar. Es cuestión de prestar atención a las etiquetas y los niveles de minerales que componen el agua. Dichos minerales no aportan nivel calórico, sin embargo, pueden influir en la retención de líquidos.

3. La retención de líquidos y el agua.

La retención se provoca principalmente por la sal y el azúcar de los alimentos que ingerimos. Si bien el agua también contiene sales y minerales, son mínimos y el agua puede funcionar como una excelente ayuda a nuestro cuerpo para diluir y eliminar las sales del organismo.

4. El agua vitaminada es mejor que el agua simple.

El agua vitaminada puede contener más nutrientes, como vitamina C, pero esto no hará que llegue más rápido al circuito sanguíneo de lo que lo haría un suplemento estándar. Además, no olvidemos que la mayoría de éstas aguas vitaminadas contienen altos niveles de azúcar y no contienen todas las vitaminas que nuestro cuerpo necesita.

5. Beber agua antes de comer, ayuda a bajar de peso.

Esto es totalmente falso, ingerir agua antes o durante la comida no va a influir directamente en tu peso y tampoco ayuda del todo a eliminar los alimentos del organismo. El agua te da una sensación de saciedad, sin embargo sí bebes agua, solo calmas la sed, mientras que alimentos con agua sacian el hambre y te hidratan al mismo tiempo.

6. El agua mineral es mejor.

Dependerá de la cantidad exacta que requiera cada uno de los organismos, todos necesitamos una cantidad distinta. Además que también dependerá del agua, sí es de grifo, embotellada, de manantial.

Actualmente contamos con una extensa variedad de opciones para beber agua, recuerda revisar las etiquetas y beber agua de manera equilibrada según tu cuerpo lo necesite.

7. Hay que beber aunque no tengas sed.

Es importante hidratarnos continuamente, cuando tu cuerpo te avisa que tiene sed , es porque ya presentas un poco de deshidratación. El beber agua durante todo el día le ayudará mucho a cada uno de tus órganos, hazlo de manera moderada y trata de hacerlo por periodos definidos. Así mismo, no olvides beber agua durante y después de ejercitarte.

El agua es un lujo en la mayor parte del mundo, tenemos que cuidarla mucho y darle la importancia que tiene en nuestras vidas.

No exageremos y mantengamos el equilibrio del agua día con día.