Un enorme disco de hielo giratorio de 91 metros de diámetro está llamando la atención en las afueras de Portland.

El disco en el río Presumpscot ha sido posteado ampliamente en las redes sociales y se lo ha comparado con una nave extraterrestre, un carrusel y la luna.

Una multitud lo observaba embelesada el martes por la tarde en Westbrook.

Se cree que el disco se formó naturalmente en un tramo del río donde una corriente circular provoca un remolino, dijo Tina Radel, la funcionaria municipal a cargo de mercadeo y comunicaciones.

No es la primera vez que aparece un disco, pero ninguno ha sido tan grande, dijo Radel.

Rob Mitchell, dueño de un edificio de oficinas vecino, lo vio el lunes e inmediatamente avisó a la municipalidad.

Las autoridades dicen que el disco gira lentamente en sentido antihorario y ha servido de balsa para patos y otras aves. “Los patos rotan en esta gran charola giratoria”, dijo Mitchell.

HIELO DE ANTÁRTIDA SE DERRITE MÁS RÁPIDO QUE NUNCA, REVELA ESTUDIO

El calentamiento global está provocando que el hielo de la Antártida se derrita más rápido que nunca, unas seis veces más por año que hace 40 años, y provoque un mayor nivel del mar en todo el mundo, advirtieron científicos este lunes.

El derretimiento del hielo antártico ya generó un incremento del nivel del mar de 1.4 centímetros entre 1979 y 2017, indicó la investigación publicada en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Se espera que el ritmo de este deshielo lleve a un catastrófico aumento del nivel del mar en los próximos años, según el principal autor del informe Eric Rignot, presidente de Ciencia del Sistema Tierra en la Universidad de California, Irvine.

“Si las capas de hielo de la Antártida continúan derritiéndose, tendremos un aumento de varios metros del nivel del mar en los próximos siglos”, advirtió Rignot.

Un crecimiento de 1.8 metros para 2100, como prevén algunos científicos, podría llevar a que se inunden varias ciudades costeras en las que viven millones de personas en todo el mundo, según estudios anteriores.

Para el estudio actual, los investigadores llevaron adelante la evaluación más larga de la historia sobre las masas de hielo de la Antártida a lo largo de 18 regiones geográficas.

La información fue obtenida a través de fotografías aéreas de alta resolución tomadas por aviones de la NASA, así como de satélites de diversas agencias espaciales.

Los científicos hallaron que entre 1979 y 1990 la Antártida perdió un promedio de 40 mil millones de toneladas de hielo anualmente. Entre 2009 y 2017, la pérdida de masas de hielo creció más de seis veces, a 252 mil millones por año.

Para los investigadores resultó aún más preocupante que algunas zonas que eran consideradas “estables e inmunes al cambio” en la Antártida Oriental también están sufriendo el deshielo, según el estudio.

Con información de AP.

ramg