Contaminación ambiental y concentración de polen influyen en alergias. (Gettyimages)

La contaminación ambiental y las altas concentraciones de pólenes en el ambiente influyen en el origen y evolución de enfermedades alérgicas, dijo en la UNAM Alejandro Cano Verdugo, del Hospital general de Zona 8, del IMSS.

Al participar en el coloquio “Contaminación ambiental, pólenes y efectos en enfermedad alérgica”, del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología (ICAT) de esta casa de estudios, el especialista señaló que el efecto irritativo de los contaminantes ambientales y las alergias por polen se asocian al incremento en las exacerbaciones de eventos asmáticos en personas con esa enfermedad, y otros padecimientos alérgicos.

La UNAM es sede de la Red Mexicana de Aerobiología, cuya base se ubica en el Centro de Ciencias de la Atmósfera, y se encarga del monitoreo continuo de los principales tipos polínicos y sus niveles de concentración en la atmosfera a lo largo del año.

Gracias a este esfuerzo, en el que participan diversas entidades, ya se cuenta con un calendario polínico con las concentraciones y época del año en que aparecen, subrayó.

Las alergias por polen son un grave problema de salud, pues afectan hasta a 30 por ciento de la población, generan grandes costos al sistema de salud y limitan la actividad de los pacientes. Conforme pasa el tiempo, la prevalencia de estas afecciones aumenta, advirtió.

Explicó que los principales alérgenos presentes en el aire de la Ciudad de México derivan de fresnos, pastos, casuarinas, cipreses (cupressus) y algunos robles.

En cuanto a la contaminación, en sociedades altamente urbanizadas como la nuestra la gente permanece la mayor parte del tiempo en contacto con ésta. La mayoría de los estudios se basan en seis tipos de sustancias tóxicas: monóxido de carbono, plomo, óxido nítrico, ozono, dióxido sulfúrico y partículas PM2.5 y PM10, provenientes de las emisiones de vehículos a diésel.

En algunas personas la irritación en el organismo por contaminación urbana aumenta la sensibilidad de la vía aérea a todas las demás sustancias presentes en su entorno, independientemente de si es contaminante o no, además de hacerlas más propensas a enfermedades infecciosas y reacciones alérgicas.

Con información de la UNAM

LSH