Cáncer, principal causa de muerte pediátrica, advierte académica de la UNAM. (Twitter/@SalaPrensaUNAM)

El cáncer en la infancia y la adolescencia es una de las principales causas de muerte en estos grupos, sostuvo María Elena Rosas Zúñiga, académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con un gran impacto físico, psicológico, social y económico se estima que cada año se diagnostican en el mundo 15 casos por cada 100 mil menores, detalló la integrante de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM.

En México, el cáncer es una de las principales causas de muerte pediátrica. Según datos oficiales al finalizar este año se detectarán más de tres mil nuevos casos en menores de 18 años, de los cuales sólo el 70 por ciento estará vivo dos años después, señaló.

En la Ciudad de México ya es la primera causa de deceso entre la población de cinco a 14 años, a lo que la especialista considera que es necesario encontrar los factores.

Algunos factores que influyen en la muerte de los menores son la falta de un diagnóstico oportuno y preciso o el poco acceso que tienen a los tratamientos, indicó Rosas Zúñiga en un comunicado de la UNAM.

La epidemiología en el país registra más de cinco mil nuevos casos al año, de los que prevalecen 20 mil en el mismo periodo, lo que implica que los recursos para el tratamiento de esta enfermedad sean insuficientes, por el alto precio de las quimioterapias, advirtió Rosas Zúñiga.

El 65 por ciento de casos son detectados en etapas avanzadas, por lo que se incrementa el tiempo de hospitalización y la necesidad de un trasplante, menos del 40 por ciento alcanza una sobrevida de cinco años, destacó.

Al dictar la conferencia “Cáncer infantil, recalcó la importancia de que los trabajadores sociales pongan en práctica estrategias para brindar atención a este sector porque será la población económicamente activa en unos años y cada vez se reduce más.

Resaltó la necesidad de que los trabajadores sociales del sector salud conozcan más sobre los síntomas, características y los tipos de cáncer más frecuentes en la población pediátrica y brinden redes de apoyo a los padres del paciente.

En las áreas oncológicas, el papel del trabajador social es formar parte de un equipo que atiende a los pequeños a manejar las diferentes emociones que le aquejan, visualizando las dinámicas del núcleo familiar, explicó.

Además de hacer énfasis en desmitificar al cáncer, pues si se detecta a tiempo es curable, sostuvo que se debe trabajar en la parte preventiva y no dejarle la tarea al equipo médico.

Con información de la UNAM

LSH