El director Woody Allen pasa por su peor momento, debido a que la reputación de director intachable se terminó y estudios cinematográficos podrían no estrenar su nueva cinta.

Luego de las acusaciones de su hija adoptiva Dylan Farrow, quien asegura que abusó de ella cuando tenía 7 años, los estudios que estrenarían su próxima cinta se plantean no estrenarla, porque el repudio público hacia él es cada vez mayor.

Por otro lado, si el filme fuera estrenado, un grupo de detractores activos en redes sociales están convocando a boicotear el estreno.

El movimiento #MeToo que invita a las mujeres famosas y anónimas a visibilizar viejos casos de acoso y abuso, está en pleno auge en las altas esferas de Hollywood, se busca acabar con la impunidad.

Además, existe una enorme lista de actrices que juraron no volver a trabajar con él en solidaridad con Dylan, desde Natalie Portman, Mira Sorvino, Colin Firth, Greta Gerwig, Susan Sarandon y Reese Witherspoon, entre otras.

Con información de Al Aire con Paola