La estrella del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Paseo de la Fama de Hollywood fue vandalizada y destruida totalmente de nueva cuenta; el presunto agresor se entregó ante las autoridades, informó el Departamento de Policía de Beverly Hills.

Ésta no es la primera vez que el objeto es vandalizado, en octubre de 2016 otro hombre destruyó la estrella ubicada en el bulevard Hollywood, muy cerca de la avenida Highland, y fue cuando Trump era candidato presidencial.

La estrella tenía una vigilancia especial desde 2016, ya que de manera frecuente era objeto de agresiones que iban desde pintura de grafiti y otras acciones como colocar excremento encima de la misma o hasta colocar un diminuto muro alrededor.

La estrella le fue otorgada a Donald Trump en enero de 2007 como presentador del programa de reality “The Apprentice” (El Aprendiz) que se transmitía en televisión.

La nueva agresión a la estrella fue realizada por un sujeto que llegó alrededor de las 03:30 de esta madrugada, llevaba un pico en un estuche de guitarra. Destruyó la estrella y las letras con el nombre de Trump. Una hora después de su acción el hombre se entregó de forma voluntaria a las autoridades policiales.

En octubre de 2016, cuando Trump era candidato, un individuo utilizó un pico para destruir la estrella, este sujeto pagó alrededor de cuatro mil 400 dólares para que fuera restaurada y fue sancionado con 20 días de servicio comunitario y tres años de libertad condicional.

El costo para reparar la estrella oscila entre cuatro mil a 10 mil dólares.

Después de haber sido destruida, en las primeras horas de este día, dos personas más pintarrajearon un grafiti en la estrella y colocaron encima un aparato de gimnasio.

Después de destruir la placa, el hombre llamó a la Policía y le informó que había destrozado la estrella de Donald Trump y solo dijo: “hasta pronto”, explicó la teniente Karen Leong de la División de Hollywood de la policía de Los Angeles.

La seguridad privada en el área intentó intervenir, pero no pudo detener al hombre porque no tienen poderes policiales, añadió. Para cuando los oficiales llegaron a la escena, el hombre ya no estaba, anotó Leong.

Una hora más tarde caminó hasta la sede de la policía de Beverly Hills, se identificó y dijo que quería entregarse. Los oficiales de LAPD lo recogieron poco después y lo pusieron bajo custodia. Se le acusará de vandalismo, entre otros cargos.

Con información de Notimex

ML