Croacia, subcampeona mundial tras perder 4-2 ante Francia la Final de Rusia 2018 el domingo en Moscú, aterrizó este lunes en Zagreb.

La aeronave, proveniente de Moscú, fue acompañada por dos aviones caza de la fuerza aérea croata a partir de su ingreso al espacio aéreo del país cuyas costas baña el mar Adriático.

Los jugadores, liderados por el capitán Luka Modric, designado mejor jugador del Mundial Rusia 2018, bajaron del avión, tras los pasos del entrenador Zlatko Dalic y del presidente de la Federación, Davor Suker, quien portaba una gran bandera nacional.

Una alfombra roja se desplegó para que pasaran los nuevos héroes del país, que eran esperados por decenas de periodistas en el aeropuerto de la capital de Croacia.

Después, subieron a un autobús al centro de Zagreb, para hacer una parada en la plaza central donde más de 100 mil personas les esperan para agradecerles el subcampeonato, mejor puesto de la historia del país en una Copa del Mundo.