Gonzalo Martínez e Ignacio Scocco aportaron los goles con los que River Plate se impuso el domingo en el clásico argentino por 2-0 frente a Boca Juniors en La Bombonera.

Martínez marcó a los 14 minutos y el ingresado Scocco amplió la ventaja a los 68’, encuentro correspondiente a la sexta fecha de la segunda Superliga. Así, el invicto millonario se estiró a 29 partidos entre Liga, Copa nacional, Copa Libertadores y Supercopa nacional.

La última derrota oficial riverplatense fue un 1-0 ante Vélez Sarsfield, el 24 de febrero.

“Siempre hay un desafío. Estos partidos son lindos de jugarlos. Contento, feliz”, dijo el técnico de River, Marcelo Gallardo. “En el primer tiempo hicimos un gran planteo. A partir de que pasaron los minutos acomodamos las cosas hasta hacer el segundo gol”.

River Plate hizo un gran partido, neutralizó los caminos boquenses y fue efectivo en el área rival para llegar a los 10 puntos y alcanzar a los propios xeneizes.

La primera parte del superclásico fue algo más favorable a los millonarios, que neutralizaron a sus rivales y tuvieron ocasiones de gol. No obstante, la primera situación la tuvo Darío Benedetto, que disparó de lejos y exigió a Franco Armani a los cinco.

El gol riverplatense llegó de una falla local. Emmanuel Mas intentó despejar, pero su balón dio en un futbolista visitante y le quedó justo al Pity Martínez. El 10 de River le pegó de volea, de zurda y cruzado para el festejo rojiblanco.

A los 22 minutos, el goleador debió salir por una molestia en la pierna izquierda. En su lugar ingresó el colombiano Juan Fernando Quintero.

Boca Juniors tuvo ocasiones a los 24 con un tiro desviado de Leonardo Jara. A los 28’, Benedetto exigió otra vez a Armani, que volvió a responder. Dos minutos después, Carlos Tévez definió mal tras un gran desborde de Cristian Pavón.

En busca de mayor juego ofensivo, Edwin Cardona ingresó por el lesionado Jara a los 40’.

En la segunda parte, los xeneizes se lanzaron con todo a por el empate. Lo tuvo Benedetto con una tijera que se le fue sin embargo por arriba a los 50’.

El ataque local se intensificó al paso de los minutos en ese primer cuarto de hora del complemento.

River Plate resistió el acoso y logró el segundo posteriormente. Scocco, quien había ingresado a los 63’ por Lucas Pratto, aprovechó un balón mal controlado por Rafael Santos Borré. Disparó sin dudar al ángulo superior derecho de Agustín Rossi para el 2-0.

Carlos Izquierdoz cabeceó al travesaño a los 92’ y Armani sacó un cabezazo de Mas un minuto después.

“Quiero felicitar a mis compañeros. Corriendo todo el partido. Un triunfo bien merecido”, afirmó Armani.