Cruz Azul se impone en tanda de penales al León y llega a la Final de la Copa MX donde se enfrentará a Rayados en Monterrey

En partido que tuvo que recurrir a la última instancia para definirse, después de un empate 1-1 en los 90 minutos, Cruz Azul se impuso en penales al Léon y ganó su boleto a la Final de la Copa MX Apertura 2018 donde se medirá de visita al Monterrey.

Fue un partido complicado para ambas escuadras, las acciones de peligro fueron contadas debido a una expulsión temprana en contra de León que lo haría replegarse en zona defensiva y permitirle pocos espacios al Cruz Azul.

Apenas corría el minuto 19, cuando en un salto en la lucha por el balón, el goleador de los Panzas Verdes, Mauro Boselli, abrió de más los brazos, impactó con el codo al ‘Cata’ Domínguez y se fue expulsado para cambiar gran parte de la táctico esmeralda.

Cruz Azul intentó aprovechar la ventaja numérica, adelantó filas y jugó al toque para mover rápidamente el esférico y buscar el cansancio del rival, pero una y otra vez se encontraba con un impenetrable muro defensivo.

La Fiera, por su parte, se mantenía atrás, esperando un error o armar un contragolpe que les diera el gol del pase a la final, sin embargo, los Cementeros tampoco ofrecían muchas oportunidades de que les hicieran daño.

Sería hasta el minuto 52 cuando León hizo callar al Estadio Azteca en el momento en que Fernando Navarro se quitó a un defensa, se perfiló al área, sacó el disparo y venció a Guillermo Allison para poner el 1-0 en la pizarra.

La Máquina no bajó los brazos, Pedro Caixinha inmediatamente a Madueña y Baca a la cancha para tratar de revertir la situación y pronto se encontraba nuevamente sobre el León y generando peligro.

A los 72 minutos, en una jugada que prometía poco, Adrián Aldrete se tuvo confianza, sacó el riflazo desde afuera del área y, ante el desvío de el ‘Chapo’ Montes, la de gajos fue a incrustarse a la red para decretar el 1-1 en la pizarra.

Cruz Azul no quitó el dedo del renglón, se negaba a llegar a la instancia de los penales y se tiró con todo al frente, acorraló al León en propio terreno y visitó una y otra vez la puerta de William Yarbrough pero con poca efectividad, lo que obligó a recurrir a los disparos desde los 11 pasos.

La casta de los Cementeros salió en ese momento, con gran temple en todos los jugadores que cobraron, Cruz Azul, sin fallar ninguno de sus disparos, derrotó en penales 5-4 al León que vio como Walter González entregaba el tercer cobro a las manos de Allison para darle rumbo a esta definición.