El boxeador mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez llamó hipócrita a su rival de los pesos medianos, el kazajo Gennady Golovkin, previo al combate de desempate que sostendrán el 15 de septiembre en Las Vegas.

Golovkin y Álvarez se subirán al ring en el T-Mobile Arena un año después de que su tan esperado primer encuentro terminara en un controvertido empate.

La hostilidad entre los dos bandos se ha mantenido a fuego lento desde entonces, y este domingo ambos boxeadores intercambiaron golpes corporales y verbales en un entrenamiento abierto frente a los fanáticos en el Banc of California Stadium de Los Ángeles.

Álvarez, de 28 años, dijo que la mala sangre entre ambos hacía poco probable que alguna vez formara una amistad con Golovkin una vez que terminara la pelea.

“Para mí eso sería muy difícil”, dijo Canelo. “Todas las cosas que se han dicho. Para mí, personalmente, es muy difícil dejar la puerta abierta”, añadió.

Álvarez también se abstuvo cuando se le pidió que comentara sobre la afirmación frecuente de Golovkin de que su estilo agresivo característico lo había hecho popular entre los fanáticos mexicanos del boxeo.

“Es un hipócrita. Quizás lo use para atraer fanáticos. Si algo trágico ocurriera en México, él no estaría allí”, afirmó el mexicano.

Álvarez, quien peleó caprichosamente en la primera pelea hace 12 meses, que la mayoría de los neutrales creen que Golovkin debería haber ganado, también rechazó las sugerencias de que su oponente tenía un estilo de boxeo más mexicano.

“Ha habido muchos peleadores de México que tienen estilos diferentes. Mi estilo es el mío, soy mexicano. No sabe lo que me queda por mostrar”, agregó.

El entrenador Eddy Reynoso también se metió en el alboroto verbal, diciendo que Golovkin, de 36 años, tenía poco margen de mejora.

“A los 36 años de edad no hay nada más que puedan enseñarle a este tipo”, dijo. “Pero le han enseñado a callar”, dijo Reynoso.

Mientras tanto, Golovkin acusó a Álvarez de faltarle el respeto al boxeo tras su dopaje por clembuterol, que atribuyó a carne contaminada.

“En este momento me siento un poco diferente”, dijo Golovkin. “No es solo deporte, no solo negocios. Es especial. Porque su equipo no respeta a las personas del boxeo. Toda esta situación fue terrible”.